No matter what

maxresdefault.jpgPersigue tus sueños.

La vida es demasiado corta, en serio, sé que es un cliché, una frase refrita que nos repiten una y otra vez desde pequeños, carpe diem y todo eso. Pero de verdad, es MUY corta. No podemos imaginar cuánto, ni siquiera yo que intento transmitirlo.

¿Por qué perseguir una vida cotidiana, estándar y aburrida cuando podemos perseguir la vida que soñamos?

Aunque salga mal, no te conformes. El día de mañana te sentirás mucho mejor si has hecho todo lo posible por conseguir aquello que querías, aquello por lo que soñabas, aunque haya salido del revés. En serio. Obviamente yo no soy nadie para decir esto, no poseo la verdad absoluta ni tengo vivencias sobre ello. Pero lo siento dentro de mí y quería transmitirlo. A ti, a vosotros y a mí cuando necesite leerlo.

Persigue tus sueños.

No matter what.

 

 

Amanecer

IMG_0005-2.jpg

Los ojos de Federico enrojecen a medida que el cielo se ilumina con las primeras luces del día. A su lado Julián mira divertido cómo el sol va comiéndose la oscuridad de la noche.

-Vamos Julián, llevamos toda la noche aquí… Como mi madre vea que no he dormido en casa se va a asustar…

-Qué pena, ya no voy a ver más estrellas fugaces… ¡He visto cuatro! ¿Tú?

-Al menos tres eran aviones… Y el cuarto seguramente un satélite.

-Pues he pedido cuatro deseos, espero que se cumple alguno…

-Venga Julián, vamos a casa, es tarde.

Federico se levanta cansinamente, tiene el culo dormido de estar sentado tanto rato sobre una roca plana en lo alto del monte. Julián sigue sentado mirando el cielo soñador.

-Tú en realidad no has querido ver ninguna estrella ¿verdad?

-Con la vara que me has dado durante toda la semana para ir a ver juntos las estrellas… ¿Cómo iba a no querer verlas?

-Quizás las has visto, pero no quieres pedir ningún deseo. Es más, apostaría a que no quieres que se cumplan los míos.

Julián deja de mirar al cielo y pasa su mano por unos dientes de león.

-¿Por qué dices eso Julián? A veces no te entiendo… Y mira que nos conocemos desde críos.

Julián arranca una de las flores y se la acerca a la cara.

-En serio, me preocupas con comentarios que no vienen a cuento Julián. Levanta anda, vamos a casa.

Por fin se levanta, mira una vez más al cielo, sonríe. Se acerca a Federico, a unos palmos de su cara.

-Fede, eres un aburrido. Cierra los ojos y sopla fuerte. No olvides pedir el deseo.

Julián le coloca la flor cerca de la boca, una de las cipselas roza sus labios. Éste, nervioso, la aparta de un manotazo.

-Déjate de tonterías Julián en serio, me voy. Contigo o sin ti.

-Qué pena…

Julián, apesadumbrado, sopla con fuerza el diente de león. Todas las cipselas vuelan alborotadas alrededor. Federico le mira entre asombrado y expectante.

-¿Sabes qué he pedido Fede?

-¿Qué?

-Que dejes de tener miedo.

Julián pasa al lado de Federico y le roza la mano antes de perderse de vista. Federico se queda unos segundos mirando la mágica estampa que ha dejado su amigo.

Mañana no diré que mañana

route-66

De vez en cuando la rutina te atrapa, la dejadez te machaca y el tiempo vuela.

Pasan meses y te das cuenta de que has perdido el norte (no el Norte), te has ido hacia el sur, que también está bien pero no era tu objetivo.

Llevo tiempo con la idea fija en la cabeza de querer escribir, no escribir por escribir. ESCRIBIR de verdad, dedicar mi tiempo y mis esfuerzos a ser un escritor. El caso es que hay ciertos bloqueos que no sé por qué están ahí y son difíciles de eliminar.

Cierta persona (muy cierta) me habló hace semanas sobre un método que consistía en crear un hábito mediante la repetición durante 28 días. Me he puesto a indagar y al parecer estaban equivocados, con 28 no basta (como si fuesen pocos…). Resulta que la fecha está fijada en 66 porque las neuronas son muy tontas y no les vale con un mes.

Así pues vayamos a ello, hoy es el día, el “mañana” que se ha ido aplazando durante días. Hoy por fin empiezo con esto, da igual si no llego a cumplirlo (esperemos que sí), de momento he acabado con el primer obstáculo que es jodido, empezar.

Intentaré que no sean sólo reflexiones, si no que sean textos donde haya una historia pero no prometo nada. Al final esto es un blog y lo de reflexionar en un papel en blanco es algo que me chifla (aunque no lo haga, sí) así que más de una vez serán reflexiones y no historias, pido perdón por adelantado, soy consciente de que eso, a veces, es una mierda. Pero bueno, el objeto de esto al fin y al cabo es crear el hábito.

Es un camino largo, larguísimo, pero siempre que hay una meta la carrera se hace más amena. Los próximos días tiraré de motivación, de ilusión por el proyecto. Ya vendrán los días malos, el camino es largo, larguísimo.

La revolución de las ideas tiene fecha de caducidad

Tenemos 5 niños y 5 niñas en un aula de 2º de Educación Infantil.

Hacen grupos mixtos, se reparten las tareas en clase, en el recreo todos juegan juntos, da igual a qué.

Pasan un par de años, los 5 chicos juegan en el recreo a fútbol, a uno no le gusta mucho, pero como sus amigos lo hacen… Una de las chicas también juega, ¿por qué iba a ser menos? El resto de las chicas juegan a otras cosas.

Pasan otro par de años, nuestros niños tienen casi 10 años, en clase de dibujo dan rienda suelta a su imaginación. 4 de los 5 chicos dibujan cómo se verán de mayores: un astronauta, un inventor, un médico y un futbolista. El 5º se dibuja a sí mismo como pintor. 4 de las 5 chicas se dibujan como profesora, veterinaria, madre de muchos hijos y chica del tiempo. La 5ª se dibuja como presidenta del mundo.

Pasan 4 años, la chica que se dibujó como presidenta sigue jugando al fútbol en el recreo, a los chicos no les gusta que lo haga, pero como han perdido al niño que se dibujó como artista, aceptan a una chica que a menudo juega mejor que ellos. Las otras 4 chicas ya no juegan a nada en el recreo, se quedan sentadas en un banco o a veces van a la biblioteca con el niño artista, que dibuja allí cómics.

Pasan otros 4 años, los alumnos tienen ya casi la mayoría de edad. La presidenta del mundo ya no hace deporte porque no tiene tiempo, su única actividad extraescolar es un grupo de debate. El niño artista intenta convencer a sus padres para que le dejen estudiar Bellas Artes ya que ellos consideran que antes debería hacer una carrera de verdad. La chica que se veía a sí misma como profesora se ha convertido en la mejor amiga de la presidenta del mundo. Ahora cree que la sociedad intenta manipularla. Decide estudiar Magisterio y cambiar las cosas. El chico que se vio a sí mismo como futbolista tiene potencial, pero sabe que las posibilidades de llegar a profesional son mínimas, así que decide sacarse el título de entrenador base, además es el mejor amigo del artista y cree que la presidenta del mundo tenía más potencial que él como futbolista, decide que cambiará las cosas cuando sea entrenador e intentará que las chicas no dejen de jugar cuando lleguen a una edad.

Pasan 10 años, 6 de nuestros alumnos tienen una vida normal. Nuestra presidenta del mundo es ahora licenciada en Ciencias Políticas y lidera un partido independiente que lucha por un escaño en el Congreso. Nuestro artista tuvo que estudiar Ingeniería Informática para contentar a sus padres y ahora no tiene tiempo para matricularse en Bellas Artes, pero los domingos por la tarde se hunde en los lienzos y crea cómics para sus amigos. Nuestra profesora ha acabado Magisterio y se ha especializado en métodos modernos, ahora trabaja como profesora sustituta en el mismo colegio donde estudió, la directora le ha dicho que hay unas reglas en el colegio y que no puede hacer lo que le venga en gana cuando tiene que dar clase, así que se ha resignado.Y nuestro futbolista se retiró antes de llegar a Regional, ya no tenía tiempo para entrenar y estudiar. Ahora trabaja en una fábrica pero saca tiempo para entrenar a unas niñas de 12 años. Dimitió del primer club que le fichó como entrenador, él quería entrenar un equipo mixto, pero los directivos se empeñaron en que no se pueden juntar los niños y las niñas porque ellas bajan el nivel del equipo. Ahora se ha resignado.

2 niños tenían potencial, buscaban la revolución, 2 más descubrieron esta revolución más adelante. Al final 3 de los 4 revolucionarios se rindieron o más bien la sociedad pudo con ellos. ¿Por qué?

Sigamos creyendo en nuestra presidenta del mundo, ella puede cambiarlo todo.

Ejercicio de memoria

Siempre he sido un poco de mente dispersa, que dicen por ahí. Me aburro más de lo normal, creo, y cuando voy por la calle, de recado en recado, intento crear juegos para amenizar el trayecto.

Recuerdo cuando iba al instituto, me quedaba a casi 15 minutos de casa, imagino que para otros será cerca, pero para mí era lejos ya que el colegio siempre lo he tenido al lado de casa, literalmente a una calle.

Así que en ese trayecto intentaba memorizar cada rostro que me encontraba de frente. Como era pronto y la mayoría de personas con las que me cruzaba iban en la misma dirección, tenía cierto tiempo para memorizar los rasgos, cejas pobladas, nariz respingona, ojos somnolientos… Cuando llevaba un mes con el juego empecé a ver frutos, reconocía a las personas, puesto que iban a trabajar/estudiar más o menos a la misma hora todos los días, así que intenté complicar el juego, les puse nombres.

Imagen relacionada

A mitad de curso tenía más de 30 sujetos conocidos, con nombre inventado y con un fondo de armario bastante pequeño, aunque había alguna excepción, claro está. El siguiente reto fue ponerles una profesión a los adultos y un propósito de futuro a los jóvenes.

De pronto terminó el curso y dejé el juego.

Hoy caminando por la calle lo he recordado y he intentado hacerlo. Me ha sido imposible pues caminaba por la calle más transitada de mi ciudad, a una hora donde no volveré a pasar por ahí. Pero he recordado lo divertido que era, incluso aún recuerdo algunos de mis sujetos. Me pregunto si seguirán trabajando en mi suposición o si habrán llegado a conseguir sus sueños inventados por mí.

Yo desde luego sigo igual, no sé de qué viviré en el presente/futuro, camino por la calle con la mente en otros mundos, con otros problemas, con otros juegos.

Quizás algún día me invente un juego donde la misión sea estar preocupado por la vida cotidiana, el trabajo, los hijos, el dinero… Y no pueda disfrutar de estas pequeñas cosas, hasta entonces… Sigamos jugando.